El objetivo de este proyecto es proponer una solución para el establecimiento de las últimas voluntades digitales, que ofrezca garantías de seguridad suficientes tanto en el orden jurídico como en el técnico. Es una situación que actualmente no se puede considerar resuelta en España, ya que, a menudo, cuando una persona muere, sus familiares no conocen sus últimas voluntades digitales, ni saben cuáles son los contenidos que hay publicados en la red sobre esta persona o de qué informaciones es titular. Esta iniciativa quiere resolver los problemas derivados de la delación digital mediante mecanismos ágiles y eficaces, que ofrezcan garantías suficientes al usuario con respecto a sus últimas voluntades digitales. Estos mecanismos deben cumplir necesariamente cinco requisitos: legalidad, agilidad, privacidad, naturaleza digital e internacionalización. Las empresas que actualmente prestan servicios similares en el mercado no cumplen la totalidad de estos cinco requisitos, por lo que no acaban de funcionar. El éxito del proyecto exige consolidar una figura que los cumpla.

Su impulsora es Paula Rubiralta, estudiante del grado de Multimedia de la UOC.